Cueca no hay una sola: 4 tipos de cuecas chilenas | Vino Gato
 
 

Cueca no hay una sola: 4 tipos de cuecas chilenas

 
 

Más de alguna vez en el colegio bailamos cueca con traje típico en septiembre. De seguro usted recordará algunos pasos: el paseíto, zapateo, la medialuna y vuelta completa. Ahora, en la adultez el pañuelo se asoma inevitablemente con los primeros acordes cuequeros. Y es que La Consentida y El Guatón Loyola son hits folclóricos que no dejan sentado a nadie. Pero nuestro país es tan largo que cueca no hay una sola, sino que se ha ido adaptando a los pueblos que nos conforman. A continuación le mostramos los cuatro principales tipos de cuecas para que septiembre no lo pille desprevenido.

Cueca Chora

Es el innegable sello cuequero de la zona central. A diferencia de la cueca tradicional, que en sus letras nos relata la vida de campo, en la cueca chora, nacida en cantinas portuarias y bares citadinos, la vida urbana, marginal y nocturna toma la letra de las canciones y nos regala en cada canto una historia envuelta en humo bohemio. 

Surgiendo a mediados del siglo XX, su principal exponente ha sido Roberto Parra. Títulos como «El chute Alberto», «Los parecidos» y «Las gatas con permanente» le permitirán adentrarse en este baile de pasos más exacerbados y rápidos. La vestimenta para este baile no es el traje típico, sino que cualquier ropa urbana nocturna. En 1995 el grupo chileno Los Tres, revivió y modernizó las canciones de Roberto Parra, haciendo de las salidas a bailar cueca chora, un panorama ideal de viernes por la noche.

Cueca Nortina 

Usando los instrumentos bombo, guitarra , zampoña y caja, la cueca nortina se abrió paso en salitreras, puertos y ciudades desde Arica hasta Coquimbo. Con influencias peruanas y afroamericanas, los pasos rápidos y ágiles acompañan hasta nuestros días festividades religiosas y pasacalles. Su principal característica es que no hay canciones habladas, solo instrumental, siendo protagonista el trote inicial entre los bailarines. Los instrumentos de viento hacen eco de la brisa de la pampa y de seguro usted comadrita o compadrito bailó en el colegio alguna vez esta danza tradicional típica chilena con esos sombreros pequeños en la nuca agitando un pompón de lana que marcaba el ritmo.

Cueca Chilota

Nos vamos a zapatear al sur. En la cueca chilota los roles cambian. De un carácter más introvertido y con pasos más distantes, acá el baile nos cuenta la historia de la mujer que es quien busca al hombre y no al revés como en el resto de las cuecas. Se bailan tres pies y, a veces, se termina con un vals. Es muy saltada y zapateada y la sutileza de la coquetería se deja de lado por la valentía de la dama, interceptando al varón con brincos para que se acerque a ella.

Cueca a caballo

Como si el zapateo y la media vuelta fuera poco, en esta variante de la cueca, la huasa baila con un huaso a caballo. La destreza del huaso conquistará la atención de la bailarina, quien coqueteará con el huaso distante y en altura. No se sabe el origen de esta cueca, pero de seguro hacer bailar a los equinos al compás de la música, es un intento curioso y original para acercarse con seguridad a la señorita con quién se intercambia miradas.

Como ya sabe, cueca hay para todos los gustos. Suaves, ágiles, de trote colectivo o sobre caballo, lo importante es disfrutar, sentir el ritmo y sacar a bailar a quien ose quedarse mirando desde la silla ¡Uyuyui!

 

Comparte esta publicación

 

COMENTARIOS





...
 
 

Jeanny Andrea
7 Sep, 2022

Agradezco que realicen a través de sus redes conocimientos de nuestro baile. Ya que en la actualidad sobre todo los jovenes saben muy poco de esto. Que pasen un feliz 18.

 
 
 
 
 
 

INSCRÍBETE EN NUESTRO NEWSLETTER