LOS FUEGOS DE VALPO: LA HISTORIA | Vino Gato
 
 

LOS FUEGOS DE VALPO: LA HISTORIA

 
 

Tradiciones de fin de año hay muchas, pero pocas tan emblemáticas y longevas como los fuegos artificiales de Valparaíso. Cada año, miles de chilenos llegan en caravana hasta las costas de nuestro puerto querido, para vivir uno de los  espectáculos pirotécnicos más impresionantes de nuestro país.

Por aproximadamente 20 minutos, durante la noche del 1 de Enero, el cielo de Valparaíso olvida su oscuridad para llenarse de colores. Un evento que ya acumula 65 años de tradición, pero ¿cómo llegaron los fuegos artificiales a Valpo?

LA TRADICIÓN

Para responder esta pregunta, tenemos que viajar 65 años en el tiempo, hasta 1952. En esa época, para el año nuevo ya existía una tradición: todos los barcos de guerra que se encontraban en la bahía encendían sus luces, formaban figuras con sus receptores y sonaban las sirenas a eso de las 12. Un espectáculo que podían disfrutar sólo quienes llegaran hasta el puerto.

ERNESTO DIGHERO, EL HOMBRE CLAVE.

Es acá cuando aparece nuestro personaje clave: Don Ernesto Dighero.

Don Ernesto, era un convencido de que el puerto era un anfiteatro natural; desde sus cerros, la vista a la bahía era un privilegio. Otra cosa que notó Dighero, fue lo común que era en muchos barrios de la época ver niños jugando con los pocos fuegos artificiales que habían, y que con la escasa regulación que existía en esa época se provocaban accidentes, incluso incendios generados en los mismos cerros debido a que algunos fuegos de artifício eran lanzados desde las cumbres hacia la falda.

Con todo eso en mente, a Don Ernesto se le ocurrió una idea brillante; transformar el espectáculo de fin de año en un show pirotécnico seguro y para todos. Era perfecto, la gente podría verlo desde sus casas, balcones, sin tener la necesidad de salir, lo que permitiría que la combinación de fiesta familiar y fuegos artificiales ocurriera en cada hogar. Además, se convertiría en una atracción turística para el sector.

Consiguió financiamiento de todos lados, hasta fiestas de té se organizaron para juntar la plata. La idea era que las municipalidades se pusieran con el financiamiento, pero mientras eso se gestionaba, hasta los locatarios del sector pusieron de sus bolsillos para convertir en realidad el sueño de este porteño de corazón.

El primer show de fuegos artificiales duró sólo 4 minutos. En esa época, existía sólo una fabrica de fuegos artificiales llamada “El Cometa”, pero eso no impidió que ésta se convirtiera en una de nuestras tradiciones más típicas chilenas.

Como podrá darse cuenta, Don Ernesto fue un visionario. Jamás se le pasó por la cabeza que 65 años después siguiéramos conservando el sueño de ver a Valparaíso iluminado. Menos se imaginó que incluso pintarían un homenaje en su honor a cargo del gran muralista nacional Guillermo Valdivia.

 

Comparte esta publicación

 

COMENTARIOS





...
 
 

CARLOS MIGUEL CABASH
15 Dic, 2017

MM...QUE MARAVILLOSO COMENTARIO...HACEN DIAS LEI ACA " LOS FUEGOS ARTIFICIALES FAMOSOS Y MAS BINITOSD DEL MUNDO ...Y ME ACORDE QUE DESDE NIÑO LOS TUVE EN VALPARAISO...QUE FUE PIONERO DEL PAIS"..Y ACOMPAÑADO SIEMPRE DE UN TIPICO GATO CHILENO""

Moises acevedo v
15 Dic, 2017

Me encantaria ir a verlos con mi familia y disfrutar un gran gato tipico chileno