Julito Martínez | Vino Gato
 
 

Julito Martínez

 
 

 

Para algunos es el periodista deportivo más importante de nuestro país. Para todos, fue sin duda un hombre carismático que murió soñando con ver a la selección chilena campeona de algún título internacional. Es Julito Martínez, ese caballero clásico que para el mundial del ‘62 exclamó el mítico “¡Justicia divina!” ante un golazo de Leonel Sánchez frente a la Unión Soviética y que por décadas nos acompañó con sus columnas escritas o sus apariciones televisivas en el noticiario.

Su comienzo en las comunicaciones fue una coincidencia de esas que te cambian la vida. Resulta que en 1945, mientras el mundo se reinventaba tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, un joven Julio se encontraba en los estudios de Radio Arturo Prat en busca de un amigo pero de improviso fue designado para cubrir una emergencia ante la ausencia del locutor oficial del programa. Desde ahí su carrera no paró. Continuó en Radio Agricultura y Radio Minería, además de sus columnas para los diarios Las Últimas Noticias, La Hora y Revista Estadio, pero su reconocimiento nacional lo logró cuando en 1966 llegó a las dependencias de Canal 13, donde además de sus comentarios en el noticiario participó como panelista en múltiples programas.

Como hijo del rigor, se le concedió el título en forma Honoris Causa por su larga trayectoria en el periodismo deportivo y en 1970 recibió el Premio Nacional del Periodismo Deportivo. Sin embargo, uno de los momentos que más recordarán los chilenos de este legendario comentarista fue su arenga en la transmisión de la primera Teletón del país, en 1978 cuando nos regaló estas palabras: ¿Saben ustedes qué es lo que hay en cada niño que sonríe? Un canto a la vida, un canto a la dicha, y un canto al amor. Muchas gracias.»

Su vida llena de premios y el reconocimiento del público llegó a su cúlmine el 5 de mayo de 2007 cuando fue su última aparición en el noticiero de Canal 13, Teletrece, debido a problemas de salud.

Al año siguiente y con 84 años de edad, nuestro querido Julio Martínez muere a causa de un paro cardiorespiratorio producto de un cáncer que arrastró por años en silencio. El hombre clásico, de conducta intachable y de habla solemne, fue despedido en su velorio por cerca de 4000 personas. Su féretro recorrió parte emblemática de la capital siendo escoltado por figuras de la TV y políticas, fans e hinchas de la Unión Española, el equipo de sus amores.

Ya no lo vemos en la TV, pero sigue en nuestra identidad, por eso en Gato recordamos a un grande, a un típico chileno… En Julio, brindamos por ¡Julio!

 

Comparte esta publicación

 

COMENTARIOS





...
 
 

Jorge Palma
31 Jul, 2017

yo creo que agregar un comentario sobre lo que ya esta escrito seria redundar en conceptos, solo que lo recordaremos hasta nuestra partida

JORGE
27 Jul, 2017

SIENDO GATO NEGRO ES BUENO Y RUNRUNEA BIEN .

FRANCISCO LEIVA
23 Jul, 2017

COMO NO RECONOCERLO...UN GRANDE DE ESTE PAIS...SINCERO, CULTO, UN GRAN PERSONAJE, DE LOS QUE COSTARA MUCHO REPRODUCIRLO, SALUD JULITO MARTINEZ, SE QUE ESTAS EN UNA TRIBUNA PREVILIGIADA.

Isabel maldonado lobos
22 Jul, 2017

Sin duda un gran típico chileno,por su grandeza como persona y periodista deportivo,grande entre los grandes

Jose Gonzalez
22 Jul, 2017

Grande Julito, un grande en oratoria, sabiduría en fútbol, relator de mistico y elegante. felicitaciones por acordarse de nuestro gran Julito Martinez, Cabeza de huevo para los intimos.

Efrain
21 Jul, 2017

Recuerdo un invierno del Año 1983...Julito leia las noticias deportivas,,y al final dijo,,El ganador de la Polla Gol, este Invierno, no pasara Frio.. Y ese Ganador fui yo..(Jamas olvidare esas palabras)

Gabriel quiroz
21 Jul, 2017

Indiscutible, el mejor comentarista, y comunicador narraba desde la emoción

Samuel vega vega
21 Jul, 2017

Es inevitable no recordar su frase celebre "JUSTICIA DIVINA", esta en nuestra memoria cuando vemos a nuestra seleccion jugando y cuando hay un cobro favorable. Tambien se recuerda cuando junto a mi padre viendo sus comentarios. El gran cabeza de huevo pero con respeto.

Mario Olivares Salazar
21 Jul, 2017

Que no se olvide nunca, a muchos hizo vibrar y seguirá en nuestra memoria. Salud Julito