La Ruta de la Cazuela | Vino Gato
 
 

La Ruta de la Cazuela

 
 

 

Porque no sólo las madres tienen las mejores cazuelas… ¡Aquí les dejamos las mejores picadas para el plato estrella del invierno!

a) El Rincón de los Canallas:

En el corazón de la capital, específicamente en el barrio Bulnes se encuentra este mítico bar- restaurante que fue muy popular en la dictadura ya que era unos de los pocos lugares que en ese tiempo funcionaba clandestinamente de «toque a toque», con música en vivo y comidas típicas chilenas. Hoy en día, el lugar sigue siendo atendido por su dueño «El gran Canalla» Víctor Pinemal, un llamativo «viejito» que hace de anfitrión y controla todo el lugar. Tocando su popular campana y gritando los «santo y señas» que en la década de los 80 eran requisito para entrar al lugar como, «¡Chile libre canalla!» O «¡Puro veneno!», El Rincón de los Canallas nos remonta a un lugar de secretos y comida casera para sentirse a salvo.

Para que vea, aquí la cazuela no solo es contundente sino que viene con historia y contraseña, sin duda una experiencia para repetirse.

b) El Rincón Colombiano:

Seguimos ahora en otro rincón, ¡esta vez donde un compañero latinoamericano! Si usted se baja en metro Universidad de Chile y camina hasta San Antonio #521 puede llegar a este restaurante con un sabor especial. Sus cazuelas grandes para llenar hasta al más mañoso, con el zapallo más fresco y la carne más blandita se complementan con la alegría que los hermanos cafeteros saben tener a toda hora. Así que si quiere sabor en la comida y en la mesa ya sabe, acá lo están esperando con sus mejores pasos. Ahora, sería pecado una cazuela sin una copita de Gato, pida una en su mesa y vea como sus deseos se cumplen… o al menos, el frío baja.

c) El corralero:

En platos de greda nos esperan las cazuelas de la calle Walker Martínez #2157 en la comuna de Quinta Normal. Porque si a usted le gusta la comida chilena con las tres B, ¡esta será su nueva picada favorita! Pues no hay como la papa grande, el poroto verde flotante, el placer de moler el zapallo con el tenedor y la mantequilla derretida entre los granos del choclo, todo esto acompañado de la previa con el pebre y pancito y por qué no, ¡una copa de su Gato favorito! Por supuesto se sentirá como en casa, tanto así que pedirá repetición y hasta que le boten los chanchitos por la espalda. Vaya con la familia entera y hasta con la suegra, porque acá siempre se pasa bien y el único problema que va a tener ¡es deber desabrocharse el botón del jeans para bajar las papas!

d) El Venezia:

Si a usted le gustan los sabores con mística, sepa que esta era la picada predilecta de un chileno típico, nuestro Pablo Neruda. Hoy es lugar obligado de almuerzo para turistas y vecinos no sólo por el Premio Nobel sino por su sabor delicado que rescata la esencia de la cocina chilena. Con la cazuela de El Venezia usted se acordará de las recetas de su madre, de sus tías, de la mamá de Zamorano ¡y de su abuela! Porque acá se respira un ambiente chileno y hogareño, recordando esas tardes frías donde te esperaban con la sopa calientita y la estufa prendida, resguardados con cariño de la lluvia espesa. Al terminar su platito brinde por Gato, por lo típico, por lo nuestro y por lo rico ¡Salud!

e) Restaurant Chico Jaime:

¡El norte no se queda atrás! ¿Usted es de Antofagasta y tiene al típico amigo al que le faltan cazuelas? Entonces llévelo donde el Chico Jaime, que de chico no tiene nada, porque su cazuela está para alimentar hasta a los compadres más bajoneros y las comadres más comilonas, aquí no hay dietas, ¡recomendamos acompañar este delicioso plato con una ensalada a la chilena! ¿Cómo llegar? Pues sólo tiene que ir hasta el Mercado Centro, local 115 y pedir su Gato típico con la cazuela. En la espera será atendido con cariño y degustará del pancito con pebre mientras prepara el paladar. Será un viaje al sabor de su casa y con el toque que sólo puede darle La Perla del Norte, Antofagasta.

f) Donde Eladio:

Si hay un lugar donde se sabe como capear el frío y de comida chilena es Chiloé. Esta es la ciudad por excelencia de los platos grandes y potentes para sobrevivir hasta una era del hielo si se avecinara, porque las chilotas y chilotes cuando le ponen ¡le ponen, miercale! Así que se imaginará cómo es la cazuela Donde Eladio ¡Con una de estas podría hibernar hasta el próximo invierno! Si cree que le estoy dando mucho color, vaya hasta la Costanera, frente al mercado de Castro de la Isla Grande para corroborar. Y le apuesto una botella de Vino Gato que volverá, porque donde hay frío y viento manda cazuela, y ¡donde manda la guatita no mandan los incrédulos!

 

Y si quedó con ganas de más, no olvide visitar nuestro sitio de picadas ¡Aquí encontrará los lugares típicos imperdibles para calentar el invierno!

 

Comparte esta publicación

 

COMENTARIOS





...
 
 

Guillermo vidal lópez
22 Jul, 2017

Me encantaria poder visitar toda la ruta :)

Victoria Gaona
21 Jul, 2017

Las cazuelas en el km.83 ruta 68,camino a viña¡¡¡

Patricia Alehandra Yáñez Mendoza
21 Jul, 2017

Amo ser amigato

Patricio Gallardo
21 Jul, 2017

cuando regalan unos vinos