UNA BUENA HISTORIA: LA CHILENITA | Vino Gato
 
 

UNA BUENA HISTORIA: LA CHILENITA

 
 

Si hay una jugada en el fútbol para hacer de un gol un momento épico, esa es la chilena. Si hay una jugada que sea el sueño de grandes y chicos, en canchas de pasto, tierra, recreos escolares, pichangas de amigos o clubes profesionales, esa es la chilena. Si hay una jugada

que desafía la destreza física, detiene el tiempo mientras el cuerpo invertido se suspende en el aire y pone a prueba la puntería entre balón y arco, esa es la chilena. Quién diría que una jugada tan emblemática tendría su origen en nuestro rincón del mundo.

El puerto de Talcahuano es el lugar clave para comenzar la historia. Según los registros, en 1914 Ramón Unzaga – un español nacionalizado chileno- realizó la maniobra para la Escuela Chorera, el equipo en el que jugaba en ese momento, siendo bautizada la maniobra como “la chorera”. No obstante, en Perú aseguran que el origen de esta jugada pertenece a los vecinos del puerto de Callao, siendo denominada “la chalaca” por el gentilicio de sus lugareños. Tienen sentido ambos orígenes pensando que en aquella época eran frecuente los viajes entre un puerto y otro y podían darse pichangas entre ciudadanos de ambos países.

Lo cierto es que la popularidad de la jugada se propagó en el torneo Sudamericano de 1916 disputado en Uruguay. El primer partido fue entre charrúas y chilenos, encuentro en el que perdimos 4-0 pero eso no importó al momento de comentar “¿viste la jugada esa que hicieron los chilenos Unzaga y Gatica, la chilena?”.

Casi una década después, en la primera gira de Colo Colo en Europa, el delantero David Arellano la exhibió en los estadios de España. Los periodistas españoles impactados por la destreza de la desconocida maniobra la bautizaron “la chilena”.

La chilena la ha perfeccionado con excelencia el mexicano Hugo Sánchez en 1988, seguido de  muchos otros, algunos con éxito, como  Rivaldo, Ronaldinho, Ibrahimovic o Mauro Bressan. El más imponente del último tiempo ocurrió el 11 de febrero del 2011, cuando el delantero del Manchester United y de la selección inglesa, Wayne Rooney, marcó un gol con la mítica chilena frente al Manchester City.

Por el momento seguiremos disfrutando los partidos como siempre, y quién sabe si los astros se unen y nos convertimos nuevamente en espectadores de una jugada así de impresionante y espontánea, arriesgada y compleja, de esas que sólo aparecen cuando la tensión del partido se cruza con el talento de un cuerpo apasionado en la cancha futbolística.

 

Comparte esta publicación

 

COMENTARIOS





...
 
 

Máximo Zurita Castro
6 Dic, 2018

Excelente el Gato Cabernet Sauvignon, es perfecto para mi.

Miguel Angel Alveal Vásquez
6 Dic, 2018

Me siento orgulloso por habitar en la zona de la región del Bío-Bío; específicamente en la Comuna de Penco; y al asistir a trámites o actividad en la ciudad de Talcahuano, me encuentro con la inmensa estatua de don Ramón Unizaga; empleando la inmensa destreza con la figura de una "Chilenita", allí me detengo a observar por minutos dicha imágen, entre el estadio El Morrro y el gimnasio la Tortuga de dicha ciudad. Es reconfortante imaginarse dicha historia.

Guido Vinot Barraza
5 Dic, 2018

Típico chileno.

Jorge
5 Dic, 2018

Una muy buena historia, poco conocida

Sandra herrera donoso
5 Dic, 2018

Las mejores chilenitas son las de mis buenos jugadores de Barrabases , siempre bajo la direccion de buen entrenador. Mister Pipa....ame esa revista.

cecilia Vergara
5 Dic, 2018

Me encanto conocer esta historia, gracias coco por contarla, saluditos desde Quillota