GATOS TÍPICOS CHILENOS | Vino Gato
 
 

GATOS TÍPICOS CHILENOS

 
 

¡Homenajeamos a nuestros tocayos! ¡Los gatos chilenos más queridos!

Gato Alquinta
Comenzamos con un grande entre los grandes, porque dígame ¿quién no ha saltado con algún tema de Los Jaivas?, ¿quién no se aprendió en flauta o guitarra un tema de ellos en el colegio?

Eduardo (Gato) Alquinta, vocalista de la banda chilena más importante de todos los tiempos, comenzó a los 10 años a tocar guitarra sacando melodías de folclor latinoamericano influenciado por los gustos musicales de su padre. Luego a los 18 años entró a estudiar ingeniería en Viña del Mar para luego probar en Arquitectura, pero finalmente armó una banda tropical para las fiestas viñamarinas llamada “The High Bass”. Poco a poco junto a su banda fueron mezclando ritmos experimentales influenciados por la sicodelia de los años 70’s hasta que el nombre de la banda mutó a Los Jaivas y el Gato Alquinta comenzaba a ser referente nacional.

Radicados en Paris, la banda creó el disco Alturas de Machu Picchu, el más importante de su carrera, temas principalmente compuestos por el músico que nos convoca, pero como la vida es azarosa, el Gato se despidió de nosotros una sorpresiva tarde veraniega del año 2003. Faltan letras para recordar a este inmenso artista nacional, pero desde acá levantamos las copas y hacemos un salud… ¡todos juntos!

Gato Silva
Este es un Gato deportista. El ahora mítico seleccionado nacional de fútbol se encuentra fichado recientemente por el Club Atlético Independiente de Argentina, actual campeón de la Copa Sudamericana.

Nacido en Quillota, tierra de paltas y chirimoyas, el ceño fruncido, concentrado y decidido del Gato Silva frente al penal ante Argentina que nos dio el título de campeones de la Copa América Bicentenario, es una expresión que quedará en la retina de todas las generaciones que vivieron ese momento. Un rostro sin miedo, de pie y guapeando sin achicarse en ningún instante. Es que este mediocampista sin alardear demasiado logra jugadas maestras, pases precisos y que de seguro a usted le da confianza cuando entra a la cancha, porque así somos los gatos: sigilosos y astutos.

Comenzó en Provincial Osorno hasta destacar en Universidad Católica y luego de algunos pasajes europeos se quedó en México haciendo carrera. Debutó a los 21 años en la selección adulta y esperamos que le quede cuerda para varios partidos más, porque este Gato sí que es ¡Típico chileno!

Gato Osbén
Este es otro minino futbolístico, pero no va tras la pelota, más bien la repele, pues en 36 partidos, entre 1979 y 1988 luchó como los grandes para que ningún balón tocara su arco.

Mario “Gato” Osbén nacido en Chiguayante comenzó en el club San Pablo de su misma localidad. De ahí llegó a Deportes Concepción, donde pasó a ser el dueño de la portería desde el año 1972. Habiendo ganado notoriedad con su campaña, fue inscrito de la lista de los 40 preseleccionados al Mundial de Alemania 1974. Pero como el talento se cultiva y trabaja, no fue sino hasta su destacada campaña en Unión Española que comenzó a ser conocido, logrando titularidad en las eliminatorias de la Selección Nacional hacia el Mundial de España 1982.

Los números, como uno de los mejores arqueros de la selección, acompañan a este Gato ochentero, ya que en el campeonato de la Copa América de 1979 apenas lograron hacerle seis goles en los nueve partidos donde fue titular. Y si de épica se trata, imagínese el fervor por Osbén luego de que en las Eliminatorias no recibió un solo gol. El partido ante Paraguay fue clave, su performance en el Defensores del Chaco fue tan precisa, que se le ungió como el esperado sucesor del Sapito Livingstone.

Si usted es jovencito o jovencita y no me cree, vaya corriendo a preguntarle a la mamá y papá si esto es cierto. Pero finalmente la Selección obtuvo una invisible performance en aquel Mundial. Posteriormente pasó por Colo-Colo y Cobreloa, campañas que le permitieron volver en calidad de suplente del Cóndor Rojas al seleccionado para la Copa América de 1987. ¡Brindemos por este Gato que llegó a la gloria, que aquí lo recordamos para los que no tienen memoria!

El Comegato
Este personaje de aspecto felino que siempre lleva una gorra sobre su cabeza y que se destaca por su desagradable hábito de cazar y comer gatos- de ahí su apodo- es uno de los amigos de Condorito.

Generalmente callado, es el amigo misterioso, ese que a veces no vemos en días, semanas o meses, pero siempre aparece cuando menos lo esperamos y de buena gana. Es sencillo, no se complica ni hace problemas, por eso es un amigo leal en quién confiar. Sus características están basadas en un pescador que conoció Pepo, del cual se rumoreaba que solía comer gatos. Y yo le apuesto que usted en más de una ocasión le ha dicho El o La Comegato a alguna amistad de ojos felinos.

De todas maneras este gatuno tiene sus secretitos, pues en una tira se revela que está enamorado de ​Yayita, pero como buen amigo, no hizo nada, pues no quiso traicionar a Condorito. Salud por este excéntrico amigo, que de seguro todos tenemos ¡y si usted no lo tiene, el Comegato es usted mismo! Eso sí con la diferencia de que en vez de comer gatitos, usted destapa un Gato y se lo pone en la copa ¡Salud!

Gato Juanito
Este sin duda fue uno de los personajes más populares de Cachureos, tanto así que no es raro ver su versión sucedánea en algún compleaños infantiles o tienda de juguetes en la actualidad.

Con su voz característica, el Gato Juanito nos conquistó con su torpeza al no saber nadar y recibir un “kikirís kikirís que le haga” de parte del Pollo quien se negó a ayudarlo en la pegajosa canción. Para qué decir el hit del Gato Lele o el “Yo soy Juanito”, no hubo televidente que ahora tenga entre 25 y 30 años que no cantó esas canciones los domingos por la mañana cuando chico. Y ahora esas mismas fanáticas y fanáticos, crecidos le ponen las canciones de cachureos a los hijos, sobrinos y nietos en YouTube y cantan con las mismas ganas que nosotros, es que este gato une generaciones.

¿Quién lo diría? Un personaje con la cara pintada casi como integrante de la banda Kiss, con una boina y un chalequito a cuadrillé, logró calar tan hondo que incluso ahora llena eventos, imagínese que estuvo junto a Cachureos en dos años consecutivos en Lollapalooza con éxito total. Es que parece que a veces no nos gusta ser tan adultos, o al menos, de vez en cuando nos permitimos seguir soñando con un espíritu noventero de la mano de este extrovertido Gato.

Así que ya sabe, no todos los Gatos maullamos, pero todos tenemos ese sabor especial que queda en el recuerdo de los chilenos.

 

Comparte esta publicación

 

COMENTARIOS





...
 
 

Sonia Retamal
18 Ago, 2018

Me encantó la referencia entregada de cada gatito. Muy clara y entretenida. Gracias.